¿Por qué se actualizan las tarifas de los servicios que brinda la Municipalidad?

Es responsabilidad de cada administración municipal velar porque la prestación de los servicios que brindan se efectúe con observancia de los criterios establecidos en la normativa legal respectiva y con ajuste a la realidad económica de cada cantón, de modo que el cobro de las tasas y precios aporte los recursos necesarios para atender la prestación efectiva, posibilite la ejecución de inversiones a futuro y genere utilidades para el propio desarrollo del servicio, para lo cual, corresponde a cada municipalidad, estar revisando y actualizando las correspondientes tasas y precios a las circunstancias y a la realidad económica cantonal.

El hecho de no actualizar oportunamente las tasas y precios, además de constituirse en una inobservancia de la normativa legal, deteriora la gestión de los servicios, porque además de afectar la calidad, cobertura y frecuencia con que se prestan, no se generan los  recursos para realizar inversiones futuras y en el caso de los residuos sólidos, se pierde la oportunidad  de financiar iniciativas complementarias a  su recolección, transporte y  tratamiento final, como sería, el impulso de proyectos sostenibles  de separación de residuos y de su reciclaje y reutilización.

¿Cómo se calcula el reajuste de la tarifa del servicio de recolección de residuos sólidos?

La Ley para la Gestión Integral de Residuos Sólidos (Ley GIRS), No. 8839, autoriza a las municipalidades para establecer el modelo tarifario que  mejor se ajuste a la realidad de su cantón, siempre que éste incluya los costos y las inversiones futuras necesarias para lograr una gestión integral de residuos en el  municipio y cumplir las obligaciones indicadas en la referida Ley.

Para el cálculo del costo del servicio, se siguió la estructura planteada en el “Manual para la definición de un modelo tarifario para la gestión municipal de residuos sólidos”, elaborado por el Programa Competitividad y Medio Ambiente (CYMA), por el consorcio alemán AMBERO-IP, con el apoyo local de CEGESTI, del año 2012.

La base de la metodología consiste en la cuantificación de la totalidad de las actividades que se involucran para la prestación eficiente del servicio y el cumplimiento de las obligaciones normativas impuestas por la Ley No. 8839.

Para el caso concreto, la estructura de costos de la Municipalidad en la gestión de residuos sólidos es el siguiente:

Estructura de costos
a. Costos directos
Servicios (recolección, transporte y disposición)
b. Costos indirectos
50% salario gestor ambiental encargado de la UTAM
Servicios  de información (brochures, panfletos, etc.)
Servicios profesionales (actualización Plan GIR, composición de residuos)
Capacitación y protocolo
Compra de equipamiento para el voluntariado (textiles)
Equipamiento para programas de voluntariado (resguardo, limpieza, farmacéuticos)
 
c. Costos de inversión
10% de administración
10% de utilidad para el desarrollo

¿Cuándo se publicó la actualización de la tarifa de recolección de residuos sólidos y a partir de qué fecha rige su aplicación?

El Concejo Municipal de la Municipalidad de Flores, con fundamento en el artículo 83 del Código Municipal (antiguo artículo 74), aprobó mediante el acuerdo No. 2220-18 adoptado en la sesión ordinaria No. 166-2018 del 09 de octubre del 2018 la actualización de la tarifa de recolección, transporte y tratamiento de los residuos ordinarios, para el cantón de Flores.

Esta tarifa fue publicada en el Diario Oficial La Gaceta No. 217, de fecha 22 de noviembre del 2018.

El artículo 58 de la Ley GIRS establece que las tasas y precios  que cobren las municipalidades por los servicios que presten, deben fijarse tomando en consideración su costo más un diez por ciento (10%) de utilidad para desarrollarlos y una vez fijados, entrarán en vigencia treinta días después de su publicación en La Gaceta.

¿Cuándo se había realizado la última actualización de la tarifa de recolección de residuos sólidos?

La tarifa anterior para el servicio de “recolección de basura” fue publicada en el Diario Oficial La Gaceta No. 110, del 08 de junio del 2011 y contó con el acuerdo 633-11 tomado por el Concejo Municipal en la sesión 078-2011, del 17 de mayo del 2011. Desde su entrada en vigor y hasta la fecha de su actualización, transcurrieron más de siete años sin que se haya sometido a actualización.

Las circunstancias que permitieron que durante 7 años no se actualizara la tarifa mencionada son las siguientes:

  1. El costo del servicio en el año 2011, únicamente incluía la recolección, el transporte y la disposición de los residuos ordinarios (no clasificados).
  2. Pese a lo anterior, la contratación vigente para esa fecha tenía costos unitarios mayores a los que se obtuvieron en la contratación realizada en el año 2013, en la cual las empresas ofertaron montos menores.
  3. Por tal razón, desde 2014 y hasta 2016, no fue necesario actualizar la tarifa, pues los costos del servicio se cubrían con la tarifa (realizada bajo los costos del año 2011) y los ingresos permitieron la creación de la Unidad Técnica de Gestión Ambiental, como proceso encargado de la gestión integral de residuos, al tenor de lo que dispone la Ley No. 8839.
  4. En el año 2016 se inicia por parte de la Municipalidad la recolección diferenciada de materiales valorizables, de forma regular y en la modalidad casa a casa, pues con anterioridad a esa fecha la valorización de materiales se hacía mediante campañas de recolección, con personal municipal. La recolección diferenciada de los residuos es una obligación que impone la Ley GIRS a las municipalidades.
  5. No es sino hasta el año 2017 cuando se logra determinar el comportamiento del servicio con las actividades de tratamiento diferenciado, por lo que se puede estimar hasta esa fecha el costo real del servicio y confrontarlo con el total que ingresa por esa tasa.

En esa coyuntura para el año 2018 se determinó que era necesario actualizar las tarifas del servicio de recolección de residuos ordinarios, pues se ha determinó que los ingresos del mismo apenas cubrían los gastos en los que incurre la Administración para su prestación, pero no generaban la utilidad para financiar las iniciativas complementarias a  su recolección, transporte y  tratamiento final.

¿Qué servicios brinda la Municipalidad en materia de manejo de residuos ordinarios y son cubiertos por la tarifa que actualmente se cobra?

El servicio de recolección de residuos en el cantón de Flores se realiza de manera general, para la totalidad de los 6.96 Km2 de extensión de su territorio. En la actualidad, en acato de lo dispuesto en los artículos 2, 38 y 39 de la Ley para la Gestión Integral de Residuos No. 8839, el municipio brinda la recolección diferenciada de residuos en tres categorías: ordinarios, valorizables y voluminosos. La recolección de las dos primeras categorías se realiza con una regularidad semanal y en la modalidad “casa a casa”, entretanto la recolección de los materiales voluminosos se lleva a cabo con una periodicidad de 3 a 4 semanas mediante campañas de recolección organizadas por distrito y diariamente por parte de la cuadrilla encargada de limpieza.

El servicio de recolección y tratamiento de residuos ordinarios, es tercerizado por el municipio y realizado por dos empresas privadas, adjudicadas mediante un procedimiento de contratación administrativa, una de ellas se encarga de recoger y transportar los materiales de desecho hasta el relleno sanitario y la otra opera el relleno y trata los materiales para su disposición final.

El servicio de valorización de materiales, es llevado a cabo, en la actualidad, por una empresa contratada ad hoc, misma que realiza la recolección en la fuente (casa a casa) y la separación de materiales en un centro de acopio.

Tanto el servicio de recolección de residuos ordinarios como la valorización de materiales se brindan a viviendas y comercios del cantón con la periodicidad antes señalada.

Para el manejo de los materiales voluminosos se dispone del equipo municipal; vagoneta y camión, para realizar el traslado de los desechos, éstos son acopiados en un contenedor, ubicado en el cantón, el cual es contratado a una empresa que se encarga de transportarlo hasta el relleno sanitario para su tratamiento.

Con una periodicidad anual se realiza una campaña de recolección y disposición de medicamentos vencidos, los cuales son recolectados en varias farmacias del cantón, mediante urnas provistas por la Municipalidad, para posteriormente ser incinerados por una empresa especializada.

Vigencia de la tarifa: diferencias con el sistema de facturación: el error no genera derecho

En la determinación de la tarifa por un servicio municipal, ya sea de manera inicial o su actualización, el órgano competente municipal es el Concejo Municipal conforme lo determina el artículo 13 inciso b) del Código Municipal. Una vez analizada y aprobada la propuesta tarifaria para la tasa o precio público, éstas entrarán en vigor treinta días después de su publicación en el diario oficial La Gaceta tal y como lo determina el numeral 83 párrafo primero del mismo Código.

Ahora bien, la vigencia de la tarifa resulta independiente del sistema de facturación, el cual, en principio, al momento de entrar en vigor la nueva tarifa, se debe encontrar listo para registrar los pagos con el nuevo monto, pero ello no significa que esté exento de sufrir problemas por razones internas o externas al municipio, impidiendo con ello que se aplique la nueva tarifa.

Esta situación no es justificante para que los contribuyentes no cancelen la nueva tarifa o los saldos pendientes entre la vieja y la nueva tarifa si han cancelado durante el periodo en que se generó el problema. Situaciones de este tipo se encuentran reguladas en la Ley General de Administración Pública que dispone en su artículo 157 “en cualquier tiempo podrá la Administración rectificar los errores materiales o de hecho y los aritméticos”.

Así, no existe un “derecho” de que le sea reconocido como un buen pago los montos cancelados bajo la anterior tarifa, sino que deben ser considerados en todo caso como una cancelación parcial de la deuda, siendo así obligación de los administrados cancelar la diferencia tarifaria una vez que el problema en el sistema de facturación haya sido resuelto.

Como contrapartida, existiendo una imposibilidad de pago durante el tiempo en que el problema persista, la administración no podría cobrar intereses durante ese lapso, pero dichos intereses correrían a partir del vencimiento de la obligación y que efectivamente el error en el sistema de facturación no exista.

Categorías: Tarifas

A %d blogueros les gusta esto: